Idioma  

 
Web www.rafaelsanz.org
 



        El sistema de tratamiento fundamentado en el concepto de la curación mediante los semejantes y cuyo origen parte de la Medicina Tradicional de Occidente es denominado Medicina Espagírica.

        Hipócrates, médico griego considerado en Occidente como padre de la Medicina y figura emblemática de la Medicina Tradicional de Occidente, fue el primero en exponer que existen dos métodos fundamentales para conseguir la curación. Uno es el método de los contrarios y otro es el método de los semejantes.

        El método de los contrarios combate el sobreesfuerzo con el descanso, el hambre con el alimento, el dolor con los analgésicos, etc. Posteriormente a Hipócrates, Galeno desarrollaría éste método y la farmacología académica convencional lo heredó más tarde y dio lugar a la medicina en la forma en que hoy la utiliza la medicina convencional. Se han desarrollado fármacos químicos en dosis elevadas de tal manera que el comportamiento biológico del organismo y sus propios mecanismos defensivos se ven alterados o suprimidos en busca de una reacción curativa desde el exterior. Con éste método los síntomas patológicos, incluido aquellos propios de las reacciones defensivas del organismo, mediante la aplicación de una acción contraria (la del medicamento empleado), palia el síntoma pero con frecuencia no resuelve la enfermedad en su origen.

        El método de los semejantes (similia similibus curantum) es aquel que cura lo semejante con lo semejante. Ya Hipócrates curaba patología como las cistitis, los vómitos, diarreas, la fiebre, etc. con pequeñas dosis de plantas que, en dosis mayores eran capaces de producir esos mismos síntomas. No solo Hipócrates utilizó el principio de la semejanza; en el otro extremo del mundo, la Medicina Tradicional China y la Medicina Ayurvédica hindú y la Medicina Tibetana la utilizaron y la utilizan.

        Paracelso y su escuela de medicina espagyrica fueron los primeros en utilizar de forma sistemática el uso terapéutico de los semejantes. El arte de la preparación de los medicamentos se fundamentó en los principios de la alquimia más puros y de profundos conocimientos de los efectos de las plantas.

        Hahnemann, médico alemán, expondrá posteriormente su experimentación y uso de los principios de los semejantes al abordar el estudio de la acción patogenética de las distintas sustancias farmacológicas.

        Desde Paracelso la medicina en Occidente sufre una bifurcación en dos principales ramas, la de los espagyristas y la de los Galenistas.

        El médico espagyrista utiliza las esencias de las plantas, las prepara con los métodos de la química (alquimia), eliminándoles su toxicidad y potenciando su efecto terapéutico.

        La homeospagyria utiliza los postulados de la medicina clásica y los aplica a un modelo actualizado de la terapia. Se trata de un modelo terapéutico que abarca la amplitud de todo lo que se relaciona con la vida en todas sus manifestaciones. Comprende el estado físico del individuo, tanto en lo que se refiere a lo patológico como a los estados de salud, abarcando también el estado psíquico o mental de la persona y su etapa de la vida en la que se encuentra.

        Cada persona presenta un modo de ser o de enfermar, unas reacciones, síntomas o signos y conductas en función de las circunstancias, edad, constitución, educación y estados del ánimo (alma).

        El medicamento espagyrico pretende recuperar el estado de salud óptimo, en función de todos estos aspectos contemplados, y siempre respetando las reacciones de la propia naturaleza que tiende a buscar el equilibrio.